New Rural Development PlansEl pasado 8 de febrero de 2016, se celebró la conferencia “Nuevos Planes de Desarrollo Rural y el Medioambiente: la verdad oculta”, en el auditorio del Comité Económico y Social Europeo en Bruselas. El motivo de la conferencia era reunir a representantes de la Comisión Europea con representantes de la sociedad civil para discutir sobre los nuevos programas de Desarrollo Rural (DR) a implantar en 2016 y consideraciones a tener en cuenta, explorar los resultados obtenidos en los programas anteriores, compartir buenas y malas prácticas e identificar oportunidades de mejora tanto de las medidas como en las metodologías de trabajo.

DR es el segundo pilar de la Política Agrícola Común (CAP) y representa una parte más específica y más eficaz de la política de Pilar 1 (pagos directos), que todavía no representa más del 30% del presupuesto total de la PAC. La idea original de la reforma de la CAP era asegurar que el dinero público se destinase a pagar por bienes públicos (agua limpia, suelos sanos, y biodiversidad). Esto se tradujo en el diseño de medidas como buenas prácticas económicas como pagos directos a agricultores y medidas más ambiciosas para el medioambiente en DR. Sin embargo, estas denominadas medidas de «ecologización» se redujeron de manera significativa a lo largo del proceso de discusión política y debido a ello es poco probable que lleguen a contribuir a la mejora del potencial de las medidas de desarrollo rural.

Existe reconocimiento (basado en varios estudios realizados en los que las cifras obtenidas dejan claro la lejanía con los resultados proyectados inicialmente) de que muchas de las medidas en las que se han destinado fondos no están cumpliendo con los objetivos esperados o incluso están consiguiendo resultados opuestos. Resulta de vital importancia la implementación efectiva de mecanismos de control (monitoreo) y análisis que verifiquen el resultado real de los fondos destinados a distintos programas y medidas. E incluso un análisis y estudio más exhaustivo de las medidas a las que destinan fondos, para identificar si ofrecen el mejor valor por dinero invertido, y si contribuyen a los objetivos generales que se busca conseguir.

Se habló además sobre la necesidad de trabajar conjuntamente entre los diversos organismos de la Unión Europea que lideran diferentes aspectos relacionados entre sí, como puede ser el medioambiente, agricultura o clima, es decir, integrar las políticas ambientales. 2016 también marca la segunda mitad del período que va de 2020 hasta los compromisos europeos con la diversidad biológica y un año crucial en términos de aplicación de las otras políticas del medio ambiente (agua, aire, etc.). Pero no solo a nivel institucional y europeo, sino además involucrar a los propios agricultores, grandes y pequeños, y a las asociaciones que trabajan con ellos, para conocer de primera mano lo que está pasando de verdad y así, si es necesario, rectificar a tiempo.

En esta página pueden consultarse (en inglés) los datos de los análisis sobre cómo se gasta el dinero público en materia de agricultura y protección de la diversidad y qué se esconde detrás de los datos oficiales (Comisión Europea y gobiernos nacionales) para varios Estados Miembros, producidos por Birdlife, organización sin ánimo de lucro compuesta por 48 organizaciones de conservación de la naturaleza, entre cuyas actividades se encuentra trabajar para la mejora de la legislación europea en materia de medioambiente y biodiversidad.

Comparte:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone